Tim Lincecum.

SAN FRANCISCO - Al manager de los Gigantes, Bruce Bochy, se le conoce por su paciencia.

Pero mantener la calma no es opción ahora mismo.

Los Gigantes necesitan de una buena sacudida.

El club de San Francisco, que tenía marca de 42-21 y ventaja de 9.5 juegos sobre los Dodgers en el Oeste de la Liga Nacional para el 8 de junio, ahora lucha por mantenerse en la pelea por la postemporada, sea como campeón divisional o mediante uno de los Comodines.

El tiempo se les acaba.

Los Gigantes llegaron al miércoles a cinco juegos de los punteros Dodgers y con apenas juego y medio de ventaja sobre los Bravos en la batalla por el segundo Comodín de la Nacional.

Y Tim Lincecum ha sido removido temporalmente de la rotación. El venezolano Yusmeiro Petit abrirá en su lugar el jueves ante los Rockies en el AT&T Park.

No hay duda de que los Gigantes necesitan contar con Tim Lincecum en la recta final. Pero últimamente, el diestro no ha lanzado al nivel que se espera de él.

Lincecum tiene marca de 1-3 con efectividad de 9.49 en sus últimas seis presentaciones. Ha tirado menos de cinco innings en cinco de esas seis salidas. Y ha permitido cuatro carreras cuatro veces en dicho lapso.

"Es bien importante que logremos que vuelva a lanzar como lo estaba haciendo hace poco", dijo Bochy.

Lincecum ganó sus últimas cuatro aperturas antes del receso del Juego de Estrellas y cedió apenas una carrera en 30.1 innings de labor en ese tramo. Nos hizo recordar el 2008 y el 2009, cuando el derecho ganó el Premio Cy Young en temporadas consecutivas.

Pero restando cinco semanas en la temporada regular y con un pase a los playoffs de por medio, no hay tiempo para rememorar.

"A estas alturas de la temporada, no existe un margen de error como lo hay en abril o en mayo", manifestó Bochy. "Ahora mismo tienes que hacer cambios más repentinos que a principios de la temporada. A estas alturas, es difícil tener paciencia".

Los Gigantes ganaron la Serie Mundial en el 2010 y el 2012 gracias a la fortaleza de su rotación. Si han de volver a octubre este año, los abridores una vez más serán claves.

San Francisco ya no contará este año con Matt Cain, quien fue operado del codo derecho el 11 de agosto.

Madison Bumgarner (15-9, EFE de 3.02) ha asumido el rol de as, mientras que Tim Hudson (9-9, EFE de 2.99) ha cumplido como se esperaba de un veterano firmado como agente libre.

Un Tim Lincecum lanzando como Tim Linecum completaría un trío ideal para la recta final.

Ahora mismo, el tercer abridor de los Gigantes es Ryan Vogelsong (7-9, EFE de 3.78).

También está Jake Peavy, quien había ganado aperturas consecutivas antes de sufrir una derrota por 3-2 ante los Rockies el lunes. Pero consiguió dichas victorias tras una racha de 19 salidas sin triunfo que empezó mucho antes de que San Francisco adquiriera al derecho en un cambio con los Medias Rojas.

Y ahora está Petit, quien ha dominado desde el bullpen este año. En 27 presentaciones como relevista, su marca es de 2-1 con un promedio de carreras limpias de 1.84. Pero el oriundo de Maracaibo ha tenido dificultades como abridor este año (1-2, EFE 6.32 en seis aperturas) y a lo largo de su carrera como ligamayorista (14-20, EFE de 5.08 en 50 aperturas).

El objetivo del cambio no es darle una oportunidad a Petit de lanzar como abridor, sino de ayudar a Lincecum a recuperar la forma. El equipo espera que salirse de su rutina le permita a Lincecum volver con la mente refrescada.

"Ha estado trabajando duro", dijo Bochy acerca de Lincecum. "A veces haces demasiados ajustes. Lo que queremos es que regrese a donde estaba hace seis semanas. Estaba lanzando tan bien como cualquiera".

Bochy dijo que no ha descartado la posibilidad de que Lincecum se pierda sólo una apertura y que haga su próxima salida en Colorado el 2 de septiembre.

"Más que nada, (el cambio) te da unos días más para despejar la mente y no preocuparte por tu próxima apertura", dijo Bochy. "Tienes dos o tres sesiones en el bullpen para despejarte, tanto en el aspecto físico como el mental".

El club le está dando a Lincecum la oportunidad de reagruparse.

"Si desconfías de ti mismo, se te puede meter en la cabeza que no estás localizando la bola como quieres y empiezas a forzar las cosas", dijo Bochy. "El componente mental es gran parte de este juego. Por eso es que en el caso de un bateador, un día libre puede cambiarlo todo. En cuanto a Tim se refiere, podría ser una apertura".

Eso es justo lo que los Gigantes esperan.

Para el club de San Francisco, contar con un Tim Lincecum en forma es demasiado crucial como para imaginar que el diestro vaya a estar fuera de la rotación por mucho más tiempo.