Robinson Canó y Larry Bowa.

FILADELFIA - Robinson Canó, quien firmó con los Marineros por US$240 millones durante el receso de temporada, no se ha olvidado de aquellas personas que lo ayudaron a convertirse en una superestrella de Grandes Ligas.

El lunes, el dominicano sorprendió al coach de la banca de los Filis, Larry Bowa, al obsequiarle un reloj como agradecimiento por la ayuda que el ex instructor de los Yankees le brindó cuando su carrera como ligamayorista apenas comenzaba.

Bowa, de 68 años de edad, fungió como torpedero de los Filis en su época como jugador y luego como coach de la tercera base de los Yankees del 2006 al 2007.

"Fue un buen mentor para mí", dijo Canó acerca de Bowa. "Se trata de alguien que me ayudó mucho".