Wily Peralta. (Dilip Vishwanat/Getty Images)

MILWAUKEE - El dominicano Wily Peralta está empatado con Adam Wainwright en el primer lugar de Grandes Ligas con 14 triunfos ahora mismo.

Algunas personas consideran que las victorias son un estándar anticuado para medir el éxito de un lanzador. Pero de una forma u otra, el surgir de Peralta ha sido uno de los motivos principales por los que los Cerveceros se han mantenido en el primer lugar de su división desde el 5 de abril.

Peralta fue el pitcher ganador el jueves en el último partido de Milwaukee ante los Gigantes de San Francisco. El triunfo por 3-1 les dio la serie a los Cerveceros y les permitió llegar al viernes como punteros de la División Central de la Liga Nacional.

Se trataba de un juego importante y Peralta dio la cara.

"Cuando necesitamos una apertura sólida, él nos la quiere dar", dijo el manager de Milwaukee, Ron Roenicke. "Si resulta capaz de seguir aportando buenas salidas, entonces lo necesitamos. Necesitamos que alguien grande y fuerte nos dé innings y limite las carreras".

Eso es justo lo que está haciendo Peralta ahora mismo. La serie ante los Gigantes tenía ramificaciones tanto para la División Central como para la División Oeste de la Nacional. Y aunque ambos equipos preferirían no pensar de este modo, a la larga la serie también podría resultar en pérdidas y ganancias claves en la lucha por los Comodines del Viejo Circuito.

En el juego decisivo ante San Francisco, Peralta marcó la diferencia por Milwaukee. Los Gigantes llenaron las bases en el primer inning, pero el dominicano salió de apuros y de ahí en adelante estuvo intransitable.

"Creo que ha aprendido cómo se pitcha", dijo el receptor de los Cerveceros, Jonathan Lucroy, acerca de Peralta. "Cuando aprendes a ser lanzador y usas tus ventajas para atacar los puntos débiles de los bateadores, vas a tener ese tipo de resultados. Ahora estamos viendo los frutos de su conocimiento y experiencia".

Hay pocos lanzadores que combinen buena velocidad con un movimiento hacia abajo tan eficaz como lo hace Peralta. El quisqueyano de 25 años de edad impuso una marca personal el jueves al efectuar 115 lanzamientos; el último fue una recta de 97 millas por hora con la que ponchó al boricua Ángel Pagán.

"Aún me sentía fuerte", dijo Peralta, quien se encuentra en apenas su segunda campaña como ligamayorista. "Fueron muchos pitcheos porque tiré como 30 en el primer inning. No me incomoda. Tienes que seguir trabajando, continuar con tu rutina y seguir lanzando".

A Peralta le gusta lanzar en juegos importantes, algo muy bueno, ya que con su desempeño ha ayudado a poner a su equipo en posición de disputar partidos claves.

"He recibido la oportunidad y he cumplido con mi deber", dijo Peralta.

¿Y qué tal estar empatado en el primer lugar de Grandes Ligas en victorias? "Se siente increíble", dijo Peralta con una pequeña sonrisa. "Se siente muy bien. Ahí hay nombres bien sonoros. Trabajé duro durante el invierno y durante la campaña para verme ahí".

Vale la pena señalar que el último lanzador de los Cerveceros que ha ganado 20 juegos o más en una temporada fue el mexicano Teodoro Higuera en 1986.

Con su marca de 14-6 y efectividad de 3.42, Peralta va por el camino indicado. El quisqueyano se ha convertido en un pitcher fiable y, en ocasiones, hasta ha dominado como parte de un cuerpo monticular que ha mantenido al club en la cima.

"Definitivamente va a ser clave para nosotros en la recta final", dijo Lucroy.

Dada la forma en que ha lanzado Peralta, quien ha ganado sus últimas cinco aperturas, es una expectativa razonable.