Andrew McCutchen. (AP)

PHOENIX - El máximo ejecutivo de béisbol de los Diamondbacks, Tony La Russa, cree que su equipo está siendo criticado de manera injusta a la hora de hablar de bateadores golpeados por lanzamientos.

Arizona está bajo la lupa a raíz del pelotazo que le propinó el derecho panameño Randall Delgado a Andrew McCutchen de los Piratas el sábado, un día después de que el colombiano Ernesto Frieri le pusiera fin a la temporada de Paul Goldschmidt con un bolazo en una mano.

McCutchen fue golpeado en la espalda por Delgado el sábado. A pesar de estar en el lineup titular de Pittsburgh el domingo, el JMV reinante de la Nacional tuvo que dejar el partido y se le ha diagnosticado con una fractura en una costilla.

El manager de los Piratas, Clint Hurdle, ha dicho que no cree que la lesión de McCutchen tenga que ver con el bolazo de Delgado.

"Me dio asco cuando vi golpeado a Paul", dijo La Russa. "Me molesté cuando McCutchen fue golpeado, porque no me gusta esa parte del juego".

Según La Russa, el problema radica en la manera de algunos equipos, incluyendo a los Piratas, de seguir la filosofía de lanzar alto y adentro para sacar a los bateadores. Eso puede resultar en incidentes como lo ocurrido con Goldschmidt.

"Entonces, lo que ha pasado es que algunos equipos han desarrollado la idea de que pueden lanzar adentro y alto", expresó La Russa. "Tiene su cosa buena porque sin importar que seas bateador zurdo o derecho, nadie alcanza ese pitcheo. Es un hueco para todos.

"El problema es que si no tienes el control de un Greg Maddux, es un área riesgosa para tirar".

Es riesgoso porque resultará en más bateadores golpeados y, como resultado, los equipos contrarios tirarán por la misma área.

"Y no juzgo a nadie porque si así quieres pitchar, necesitas entender que con los premios vienen los riesgos", dijo La Russa.

Los Diamondbacks son especialmente sensibles ante los pitcheos en dicha zona, ya que en las últimas dos temporadas han visto manos fracturas por bolazos de Aaron Hill, A.J. Pollock y Goldschmidt. El lanzamiento del año pasado que le fracturó la mano a Hill fue de James McDonald, de los Piratas. De hecho, Pittsburgh encabeza la Liga Nacional con 61 pelotazos propinados por sus lanzadores. Los Diamondbacks han golpeado a sólo 32.

"Para mí, eso es lo que es tan sorpresivo y tan ofensivo. Las críticas (son hechas sin tomar en cuenta dicho factor)", dijo La Russa. Aquí tenemos tres bateadores-Hill, Pollock y Goldschmidt-con fracturas. Esos pitcheos no deben tirarse ahí arriba, nunca".