Félix Hernández. (AP)

CLEVELAND -- Aunque tienen mucho recorrer en una División Oeste de la Liga Americana que incluye dos conjuntos con los mejores récords y diferencial de carreras en Grandes Ligas -- Atléticos y Angelinos -- los Marineros se encuentran en plena lucha por uno de los Comodines.

Félix Hernández lleva 1,991 entradas lanzadas en su carrera a los 28 años de edad. Vale señalar que es uno de los pocos que ha mejorado sin una deslumbrante recta (de hecho, con menos velocidad, al tirarla el 45.7 por ciento del tiempo en esta temporada), pero solamente hay que señalar la ola de operaciones Tommy John y hombros desgastados en los últimos meses para darse cuenta de lo valioso que es el "Rey" en su actual forma.

Y al ser agrupado, por el momento, con Hisashi Iwakuma y Chris Young -- un trío que ha registrado un total de 2.63 de efectividad en 61 presentaciones -- le brinda a los Marineros una verdadera oportunidad de mantenerse con vida en una Serie Divisional, si llegan a pasar del Juego del Comodín.

Más allá de eso, Seattle cuenta con el estelar dominicano Robinson Canó, quien en estos momentos ha demostrado su valor más que nunca. En esta campaña, a los 31 años de edad, Canó ha visto el descenso en su poder que muchos esperaban tras su partida del Yankee. Pero en promedio (.328), actitud e influencia en el clubhouse, el quisqueyano ha cumplido con las expectativas, y los Marineros -- incluso con los obstáculos que han enfrentado los jóvenes con Lloyd McClendon en su primer año al mando -- han superado su potencial.

"Cada año, hay un equipo que sorprende", indicó Canó. "Nadie pronosticó que estuviéramos donde nos encontramos ahora. Pero aquí estamos".

El canje para volver a agregar al cubano Kendrys Morales en su alineación fue la primera señal de lo serio que Seattle toma su posición en la postemporada. Las adquisiciones de Chris Denorfia y Austin Jackson reforzaron aun más a Seattle, sobre todo en el tope del lineup y en su profundidad desde la banca.

De nuevo, cabe la posibilidad de que solamente sea un juego de postemporada, si es que llegan hasta ahí. Pero es fácil decir que, en el clubhouse, esta lucha por la postemporada es muy importante.

De hecho, en el roster activo, solamente Canó, su compatriota Fernando Rodney, Morales, el venezolano Endy Chávez, Young y Corey Hart han tenido algo de experiencia en octubre. Para el resto, incluyendo al Rey Félix, esto es terreno desconocido.

"Es bueno para el equipo y para la ciudad de Seattle", manifestó Hernández. "Es algo que no ha sucedido aquí en un buen tiempo; es un ambiente diferente. Somos como familia. Se siente diferente".

Si Félix ha estado inspirado por la oportunidad, es evidente. En su actual racha ha demostrado pasar por uno de sus mejores momentos. En 14 aperturas consecutivas ha tirado al menos siete entradas con dos carreras permitidas o menos -- un récord en la Liga Americana.

Esta no es la clase de serpentinero que vas a querer enfrentar en un juego de vida o muerte.

"Estamos tratando de llegar a los playoffs", dijo Hernández. "Esa es mi meta, la meta de todos. Por eso firmamos a Canó. Y puede suceder este año".