Jorge Soler (MiLB.com)

DES MOINES, Iowa -- Es tentador para los aficionados de los Cachorros de Chicago prestar tanta atención al equipo de Triple-A Iowa como al conjunto de Grandes Ligas.

La alineación de Iowa es un recordatorio diario de que el futuro de Chicago puede ser tan brillante como el de cualquier equipo de las mayores.

El reciente ascenso del jardinero cubano Jorge Soler, quien aparece en el sitio 54 de la lista de los 100 mejores prospectos de MLB.com, le ha dado a los I-Cubs una ofensiva que es la envidia de todo el béisbol. Con Soler en el quinto turno al bate, detrás del infielder puertorriqueño Javier Báez (sexto en la lista de MLB.com) y el antesalista Kris Bryant (número cuatro), Iowa tiene una de las ofensivas más prometedoras en la historia reciente en Triple-A.

Los Smokies de Tennessee, en Doble-A, también están repletos de talento, con Addison Russell (número siete) y Albert Almora (número 41) brindando esperanza de que la racha de Chicago de campañas perdedoras en fila, podría llegar a su final en 2015.

"Fuimos seleccionados como el equipo con el mejor talento en las menores en el béisbol", dijo el presidente de los Cachorros, Theo Epstein. "Eso es bueno al grado de que refleja mucho el trabajo duro de los visores y la gente de desarrollo de jugadores, así como los mismos peloteros. Pero realmente no significa nada. Estamos en último lugar, así que casi por definición nuestro trabajo está frente a nosotros".

Los Cachorros se han resistido por mucho tiempo a acelerar el paso de sus mejores prospectos rumbo a las Grandes Ligas, con la excepción del reciente ascenso del dominicano Arismendy Alcántara.

La actuación de Bryant como profesional de primer año ha puesto esa paciencia a prueba.

Bryant, la segunda selección en el draft de 2013, ha conectado 33 jonrones en solo 380 turnos al bate, con 30 dobles, 87 carreras producidas y un OPS de 1.112 entre Tennessee y Iowa antes del juego del martes en Nueva Orleáns.

Aunque Bryant, de 22 años, posiblemente no vaya a Chicago hasta 2015 en el mejor de los casos, está contento por ahora.

"Si me concentro en eso, entonces no estaría jugando tan fuerte como debería aquí. Algo que me dije antes de comenzar el año es que no me enfocara en una posible promoción a un nivel diferente. Solo salir al campo a tomar las cosas día tras día", dijo Bryant.

La filosofía mesurada de Chicago le ha ayudado a Báez a madurar en un prospecto de primera línea como jugador de cuadro. El manager de Iowa, Marty Pevey dijo que ha visto la intensidad y concentración de Báez crecer exponencialmente desde abril.

Báez está destinado a jugar casi de manera exclusiva la segunda base por el resto de la campaña luego de que el dominicano de Chicago, Starlin Castro, le bloqueara el camino en el campocorto. Pero Pevey cree que el boricua tiene las herramientas para ser torpedero en las Grandes Ligas.

Báez, de 21 años, batea para .258 con 19 jonrones y 73 remolcadas con Iowa. Pero el promedio de Báez ha mejorado mes tras mes, y batea para .301 con ocho cuadrangulares en julio.

"Déjenme decirles algo. Este muchacho puede jugar increíble en el campocorto", dijo Pevey. "Tenemos a un muy buen torpedero en las Grandes Ligas, pero Javy Báez es un extremadamente buen campocorto".

El camino de Soler a Chicago se ha visto frenado por las lesiones desde que firmó un contrato por nueve años y 30 millones de dólares en 2012. Pero tras batear .415 con seis cuadrangulares en apenas 65 turnos en Doble-A, los Cachorros se convencieron que el jugador de 22 años estaba listo para Iowa.

"Dijo, `es mi turno'. Y salió a dar un mensaje. No solo en los números, sino en la calidad de turnos al bate que tenía. Dejaba pasar los lanzamientos rompientes difíciles. No estaba siendo agresivo sin sentido. Estaba haciendo un mucho mejor trabajo de elevar la pelota. Está en una misión", dijo Epstein.

El sistema de sucursales de Chicago está enfocado más en el talento de posiciones, y existen redundancias en muchas posiciones. Eso podría obligar a los Cachorros a cambiar a algunos de sus prospectos de primera línea por brazos que ayuden al equipo de Grandes Ligas cuando estén listos para pelear por la División Central de la Liga Nacional.

Pero la idea de convertirse en un candidato desde cero tiene a muchos observadores de los Cachorros con la mirada fija hacia el suroeste, en Des Moines, con la idea de ver a jugadores como Bryant y Báez unirse a otras figuras como Castro y Anthony Rizzo en Wrigley Field.

"Los verdaderos aficionados al béisbol gustan de jugadores jóvenes. Les gusta seguir a los jugadores durante todo su trayecto, jugadores creados en casa y a los que conocen. Si todo sale conforme al plan, seremos capaces de brindarles esa experiencia, tal vez un grupo de peloteros a los que pueden conocer durante una década", dijo Epstein.