Francisco Lindor (AP)

MINNEAPOLIS -- No está claro el futuro a corto plazo en las paradas cortas de los Indios de Cleveland.

Todo luce indicar que Asdrúbal Cabrera no será firmado a un contrato multianual por la Tribu después de esta temporada. ¿Se atrevería el venezolano a firmar por un solo año más? ¿Podrían los Indios buscar a otro veterano para el 2015 con un pacto de una sola campaña? ¿Será Mike Avilés la solución temporal?

Son interrogantes que serán resueltas de alguna manera u otra. Pero el futuro a largo plazo del campo corto tiene un nombre fijo y bien claro: Francisco Lindor.

El puertorriqueño de 20 años fue convocado a su tercer Juego de las Futuras Estrellas en forma consecutiva en este 2014. El joven sabe que su destino es el Progressive Field de Cleveland. Lo que no sabe es cuándo será ese momento.

"No te voy mentir. Lo pienso, porque todo pelotero piensa en su futuro", expresó Lindor, prospecto número 1 de los Indios y el número 10 de todo el béisbol, según MLB.com. "Pero tengo que enfocarme en lo que estoy haciendo día a día, lo que tengo que hacer hoy, sobre todo en un evento como éste. Me divierto y la paso súper bien".

Eso sí, parece que la sonrisa nunca se le quita al oriundo de Caguas, P.R. Desde que fue seleccionado por Cleveland en la primera ronda del draft amateur del 2011, Lindor ha subido rápidamente por el sistema del equipo.

Este año con Doble-A Akron, el torpedero ha combinado su siempre sólida defensa con promedio de .281, porcentaje de embasarse de .361 y slugging de .400 en 82 partidos. En su carrera de liga menor, Lindor ha bateado para .280 con OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .746.

"Me siento bien y estoy trabajando fuerte", dijo Lindor, quien fue paracorto titular por el Equipo del Mundo en el Juego de las Futuras Estrellas. ". Estoy contento con eso y me gustaría seguir progresando. Sigo trabajando fuerte para llegar a donde quiero".

El lugar a donde quiere llegar, por supuesto, es el equipo grande de los Indios. Pero al preguntársele por su caso individual, Lindor habla bastante de cómo van los Rubberducks, su equipo en Doble-A que lucha por la cima de la División Oeste de la Liga del Este. Eso pone a manifiesto lo que han dicho muchos de los managers, coaches y compañeros de Lindor en torno a su actitud y su deseo de jugar en equipo.

"Estoy contento con lo que estoy haciendo; nuestro equipo está en el primer lugar y me enfoco en eso", dijo Lindor.

¿Y sus metas para la segunda mitad de la temporada?

"Ganar, ser campeón".

Aunque las aspiraciones personales están ahí, Lindor ya ha aprendido a hablar sobre las metas colectivas por encima de lo individual. En ese sentido, ya ha aprendido bastante sobre la vida en Grandes Ligas. Ahora es cuestión de pulirse y finalmente apoderarse del campo corto de la Tribu.

"Trato de no pensar en eso, pero como todo ser humano lo pienso", dijo Lindor.