HOUSTON -- Los Astros de Houston fueron víctimas de piratas cibernéticos que ingresaron a sus servidores y publicaron en internet meses de negociaciones sobre cambios de peloteros, dijo club.

"Fue una actividad ilegal y vamos a rastrearla y tratar de encontrar quién lo hico a procesarlo", dijo el gerente general Jeff Luhnow.

El equipo está trabajando con el FBI y con el área de seguridad de la organización de Béisbol de Grandes Ligas para encontrar al responsable de la violación.

Luhnow señaló que el equipo se enteró de la intrusión hace aproximadamente un mes. El equipo actuó al respecto el lunes después de que el sitio de internet Deadspin.com publicó una historia sobre el ataque cibernético.

Entre la información robada se encuentran las negociaciones con Miami para negociar en 2012 al puertorriqueño Carlos Correa y al novato George Springer por el astro bateador de poder de los Marlins Giancarlo Stanton.

Luhnow dijo que parte de la información era correcta y otra no, pero no aclaró cuál no lo era. Dijo que los Astros mejoraron desde entonces la seguridad de sus sistemas.

"No sé si alguien pueda decir con certeza que algún sistema es cien por ciento seguro, pero estamos trabajando en ello", indicó Luhnow. "Hemos realizado una revisión de seguridad y vamos a continuar haciendo más. Obviamente la información es importante en nuestra industria como lo es en cualquier industria, y queremos hacer todo lo que podamos para proteger la información".

Luhnow se comunicó con otros equipos para disculparse por haber sido involucrados también en el robo de información.

"Alguna parte no es correcta, y existe información por ahí que afecta a otros equipos y jugadores que no es correcta", dijo. "Y en general cuando se tiene una conversación con otro equipo es una conversación entre dos individuos o dos clubes. No es para ser compartida con el mundo; así que me siento mal por esto".

Los Astros se basan mucho en análisis estadístico de los hechos y los datos de béisbol en su evaluación de jugadores, y han sido abiertos respecto al hecho de que utilizan bases de datos en línea para guardar información privilegiada. Luhnow no está seguro si es por eso que se convirtieron en un blanco, pero sabe que por mucho no son el único equipo que almacena en línea información sobre jugadores y negociaciones sobre cambios.