Erick Aybar. (AP)

ANAHEIM -- El torpedero dominicano Erick Aybar no llama tanto la atención en los Angelinos al estar rodeado de estrellas como su compatriota Albert Pujols, Mike Trout y Josh Hamilton. Aybar ha reemplazado a su mentor y también compatriota, Vladimir Guerrero, como el tímido del equipo.

Brillante con el guante y siendo un arma versátil en la ofensiva, el infielder de 30 años de edad en muchos aspectos pasa por una de sus mejores campañas. Al preguntársele si está de acuerdo, Aybar simplemente responde con un gesto de hombros.

"No sé", dijo el quisqueyano. "Es posible. Creo que me ha ido bien".

Sin embargo, Pujols no duda en dar su punto de vista.

"Para mí", dijo Pujols, "Erick es un gran jugador, uno de los mejores campocortos en el juego".

Aybar tiene 38 impulsadas, más que cualquier otro torpedero en la Liga Americana. Su OPS+ de 112 -- porcentaje de embasarse más slugging, tomando en cuenta los efectos de los estadios -- solamente es igualado por el venezolano Asdrúbal Cabrera entre los torpederos del Joven Circuito.

El promedio de .283, porcentaje de embasarse de .322 y .423 de slugging colocan a Aybar entre los mejores parcortos de la Liga Americana. El ganador del Guante de Oro en el 2011 encabeza a los torpederos del Joven Circuito con un porcentaje de fildeo de .982 en esta temporada.

Pese a su producción, Aybar no está entre los cinco líderes en las votaciones para el Juego de Estrellas. El quisqueyano nunca ha sido convocado a un Clásico de Verano. El piloto de Aybar, Mike Scioscia, no tiene problemas para indicar que su parador en corto merece ser parte del equipo de la Liga Americana.

"Así no sea convocado", declaró Scioscia, "es un Todo Estrella. Erick merece estar en ese equipo".

Los críticos señalarán que Aybar no se destaca en muchas estadísticas de Sabermetría. Pero varios managers y coaches descartan la validez de los números por las extensas variables que se toman en cuenta en dicha materia.

"Ninguna de esas estadísticas son defensivas", expresó Scioscia. "No aplican a Erick. A la defensa ha tenido una excelente temporada".

Pujols, asumiendo el rol de confidente y compadre que dejó vacante Guerrero, ve a Aybar como uno de los jugadores más subestimados.

"No es reconocido como merece", indicó Pujols. "Conozco a Erick desde hace un buen tiempo, y siempre ha tenido las capacidades. Puede hacer varias cosas; es muy divertido verlo jugar.

"Pienso que es un pelotero más maduro. Se supone que con los años debes madurar. Debes seguir aprendiendo, comprender lo que los lanzadores piensan hacer. Siempre ha sido bastante inteligente. Ha aprendido de sus errores y ha crecido en los pequeños aspectos del juego".

Con sus 38 remolcadas, Aybar se perfila a superar la mayor cantidad de su carrera de 59, que consiguió en el 2011. En el 2009 empujó 58.

La gran velocidad de Aybar le ha permitido producir casi la misma cantidad de triples (41) que jonrones (43), y tiene 115 estafadas en 158 intentos. Siempre trata de balancear su agresividad natural con decisiones inteligentes.

"Me ha ayudado a mejorar", declaró Aybar, mirando hacia Pujols. "Me ha enseñado muchas cosas".

Pujols valora las declaraciones, pero no acepta ningún crédito.

"No puedo aceptar esos elogios", dijo el inicialista. "Solamente le he dicho que necesita aceptar la ayuda que le ofrezcan. Sabe escuchar. Nunca te da la espalda pensando que lo sabe todo".

Aybar fue una valiosa pieza de la selección de República Dominicana que ganó el Clásico Mundial del 2013, bateando .333 como segundo bate principal. Pero fue opacado como siempre por figuras como Robinson Canó, Hanley Ramírez y José Reyes.

"Ese fue un gran equipo", declaró Aybar. "Nos divertimos bastante".

Haber participado en tres postemporadas consecutivas, del 2007 al 2009 y ser parte de tres equipos campeones de la División Oeste de la Liga Americana, Aybar aspira a volver a jugar en octubre e ir lejos.

"Tenemos jugadores muy buenos en el clubhouse", dijo Aybar. "Es solamente cuestión de salir a conseguir los resultados".