ANAHEIM - Mike Trout corrió hacia la verja del jardín central-izquierdo, siguiendo la trayectoria de un batazo en el primer inning que caminó más de lo que parecía al conectarse. El jardinero saltó e hizo la atrapada, vengándose por un momento de Yoenis Céspedes, quitándole un potencial jonrón al guardabosque cubano de los Atléticos que ha sido un terror para los Angelinos este año.

"Ha dado los swings y ha tirado bien", dijo Trout, luego de la derrota por 7-1 del equipo de Los Angeles ante Oakland. "Creo que tiene como cinco asistencias contra nosotros. Jugó una gran serie y, cada vez que jugamos contra él, es difícil".

De hecho, son cuatro asistencias vs. los Angelinos, pero de cualquier manera es algo impresionante. El último gran tiro de Céspedes fue en el cierre de la serie el miércoles, cuando el cubano buscó un batazo del dominicano Albert Pujols en el rincón del jardín izquierdo. Viendo al primera base de los Angelinos doblar la segunda y poner a prueba su brazo, Céspedes tiró un misil al antesalista Josh Donaldson para retirar a Pujols.

"Un disparo perfecto", dijo Pujols un día después de ver a Céspedes cazar en el plato a Howie Kendrick luego de jugar mal un batazo de Trout y luego tirar de aire al home plate desde más de 300 pies de distancia.

"Creo que está empezando a hacer eso a propósito, tratar de provocar que los corredores traten de tomar ese base extra", dijo el abridor de los Atléticos, Tommy Milone, sobre Céspedes, quien cazó a dos corredores en el plato en un mismo inning el 31 de mayo en Oakland.

Céspedes encabeza las Grandes Ligas con nueve asistencias desde los jardines, seguido por el dominicano José Bautista con siete y Michael Brantley y A.J. Pollock con seis cada uno.

"Obviamente, (Céspedes) tiene un gran brazo", dijo el jardinero central de los Atléticos, Coco Crisp. "Pujols corría duro y fue otra jugada en la que (Céspedes) tenía que recuperarse. Tiene la suerte de tener un cañón para poder recuperarse de esa manera".

En el mismo partido del miércoles, Crisp hizo una jugada espectacular también al robarle un jonrón a Josh Hamilton. El batazo estuvo tan cerca de salir de cuadrangular que fueron detonados, de manera equivocada, unos fuegos artificiales más allá del muro del jardín central. Crisp dio la vuelta y dijo que no con una seña con un dedo, estilo Dikembe Mutombo en la NBA.

"Ellos hicieron eso con los fuegos artificiales, así que le di un Mutombo", relató Crisp.