Ervin Santana

LAKE BUENA VISTA, Florida -- La contratación del diestro dominicano Ervin Santana cambia muchas cosas para los Bravos. Apenas unos días después de quedarse sin los servicios del as Kris Medlen, Atlanta ha agregado a un lanzador que probablemente termine entre los 10 mejores pitchers de la Liga Nacional en innings de labor, aperturas de calidad y muchas otras categorías.

Santana ha lanzado 200 entradas o más en tres de las últimas cuatro campañas. En la Liga Americana, sólo James Shields, Max Scherzer y C.J. Wilson tuvieron más aperturas de calidad que el quisqueyano en el 2013. Se trata de un lanzador profesional que encajará bien en la cultura de Atlanta.

Es posible concebir una rotación de los Bravos integrada por Mike Minor, el colombiano Julio Teherán, Santana, Alex Wood y Brandon Beachy o el venezolano Freddy García.

Los médicos le han dicho a Beachy que su codo derecho está estable y que los problemas que ha experimentado en la pretemporada son comunes entre los pitchers que se están recuperado de una cirugía Tommy John. Si Beachy alcanza el nivel al que aspira y Gavin Floyd se sigue recuperando de su propia operación Tommy John, es posible que los Bravos gocen de la profundidad y la calidad que imaginaban tener con respecto al pitcheo abridor.

Pero no vamos a engañarnos. La pérdida de Medlen es enorme, ya que su efectividad en las últimas dos campañas fue de 2.47. Entre los abridores de la Liga Nacional, sólo Clayton Kershaw (2.17) tiene un mejor promedio de carreras limpias en ese tramo.

Aun así, es posible que los Bravos tengan una de las mejores rotaciones del Viejo Circuito. No hay garantías, pero agregar a Santana es un movimiento de peso.

La lesión de Medlen representó un punto crítico, pero aun antes de lastimarse el diestro, los Bravos no confiaban completamente en su rotación porque no sabían cuándo Beachy y Minor estarían en salud.

La baja de Medlen, quien se perfilaba como el abridor de Atlanta para el Día Inaugural, es un golpe bien fuerte. Cuando el derecho salió del partido del domingo agarrándose el codo, se llevó con él casi 200 innings de calidad.

Los Bravos son una de las mejores franquicias en el béisbol - inteligente, eficiente y con una larga tradición ganadora y de hacer las cosas bien. En las últimas dos 22 temporadas completas, han clasificado para los playoffs 17 veces.

Los jugadores de los Bravos se desarrollan en la finca sabiendo que serán parte de equipos ganadores y cuando llegan a Grandes Ligas, se ven rodeados de jugadores que han triunfado. En algún momento, nació en Atlanta una cultura ganadora.

Por lo tanto, cuando el derecho Tim Hudson quedó fuera de acción en la recta final del 2013, los Bravos le dieron la bola a Wood, un zurdo de 22 años, y siguieron avanzando hacia la postemporada. Los jugadores van y vienen, pero las expectativas no cambian.

Los entrenamientos del 2014 comenzaron como de costumbre. El gerente general Frank Wren perdió a Hudson y al receptor Brian McCann mediante la agencia libre durante el invierno, pero tenía suficiente profundidad en la lomita y detrás del plato como para no detenerse.

Pero luego Minor tuvo que ser operado de las vías urinarias y padeció dolores en el hombro de lanzar. Beachy abandonó su apertura contra los Filis el lunes tras alcanzar apenas 88 mph con su recta.

Con el fin de estar listo en caso de que se presentaran contratiempos, Wren firmó a Floyd y renovó con García. El prospecto David Hale está a la espera de una oportunidad.

Esos muchachos representaban la profundidad de Atlanta. Pero para el lunes por la tarde, los Bravos ya no contaban con tres de sus cuatro mejores abridores en una división en la que compiten con los Nacionales de Washington, un equipo que rebosa de talento monticular.

El salario de US$14.1 millones de Santana no figuraba en la nómina de los Bravos, un club que suele ser fiel a su presupuesto. Los equipos así tienen que estar preparados para tomar decisiones difíciles. Si eso significa permitir que se marche un jugador a quien aprecian - a Tim Hudson, por ejemplo - lo hacen.

Pero los Bravos están decididos a ganar ahora mismo. Wren se ha asegurado de que las piezas claves del núcleo del equipo, como Craig Kimbrel, Freddie Freeman y Andrelton Simmons, permanezcan en Atlanta por largo rato y a la vez tiene al club en posición de triunfar en el 2014.

La firma de Santana los mantiene en dicha posición.