Javier Báez. (Chris Carlson/AP)

MESA, Arizona -- El prospecto puertorriqueño Javier Báez participa en los Entrenamientos de Primavera de los Cachorros por segundo año consecutivo y espera continuar el éxito que vio con el bate la temporada pasada en liga menor.

Las manos rápidas de Báez resultan en un swing agresivo y casi violento, pero su coach de bateo en Doble-A Tennessee, Desi Young, ha visto al joven toletero progresar en su disciplina en el plato. El resultado fue un promedio de .294 en 54 encuentros con Tennessee.

"Primero que nada, está buscando un lanzamiento que pueda batear y también ha podido tener una ventaja cuando se enfrenta a un pitcher dos o tres veces porque ha visto sus lanzamientos de cambio, los rompientes y cómo tira con corredores en posición de anotar", señaló Wilson acerca de Báez.

"Llegará un momento en que Javier buscará el primer pitcheo porque ya tiene experiencia contra ese lanzador. Cada bateador de la organización pasa por este proceso. A todos les sugerimos que no le den swing al primer pitcheo si no conocen bien al lanzador.

"Javier ha progresado bastante", continuó el instructor. "Ha estado observado video y ha hecho bastantes preguntas. (La temporada pasada) fue su primer año en Doble-A y ya preguntaba cuál era la velocidad de ciertos lanzadores y cuánto movimiento tenían".

Cuando Wilson, de 44 años de edad, jugaba en liga menor, no contaba con video para prepararse antes de enfrentar a un pitcher.

"Solamente nos guiábamos observando al bateador anterior", señaló Wilson. "Eso es lo que queremos también. Queremos que observen el video, pero también que hablen en la cueva sobre cada lanzamiento. Si combinas eso con el video, habrá mejores resultados".

Báez fue ascendido a Tennessee después de batear .274 con 17 jonrones, 19 dobles y 57 impulsadas en 76 partidos con Clase-A Daytona. Los Cachorros ya informaron que Báez comenzará la campaña en Triple-A Iowa. Sin embargo, los seguidores del equipo ya quieren verlo en el Wrigley Field. Báez podría ser una figura popular para los que esperan pelotas fuera del estadio, ya que el boricua sabe muy bien enviar pelotas sobre la cerca del jardín izquierdo.

"Ningún estadio lo puede contener", manifestó Wilson acerca del poder de Báez. "Me alegra de que esté en nuestra organización. Es un gran muchacho. Trabaja de la manera correcta. Puedes verlo en sus ojos. Está enfocado en su meta y ha avanzado bastante".

El lunes, Báez se fue de 3-2 con una carrera producida, dejando su promedio en .444 esta primavera. El fin de semana pasado, Wilson estuvo en la cueva para ver a Báez jugar contra los Angelinos, y el torpedero bateó de 3-0. Pero ambos estuvieron satisfechos con la calidad de sus turnos al bate.

"Pudiste notar su sonrisa", dijo Wilson. "Estuvo contento con sus turnos. Le pegó fuerte a la pelota y no se salió de la zona de strike. Eso es lo que queremos. Está viendo más lanzamientos. No me fijo mucho en los resultados, sino que observo más cuáles lanzamientos le está tirando, cuántos pitcheos ve en cada turno, si le dio swing al primer lanzamiento y a cuáles no le tiró".

"El muchacho ha avanzado bastante y se nota en sus turnos al bate", agregó Wilson.