Jesús Castillo cargó con la derrota ante República Dominicana. (Getty)

ISLA DE MARGARITA, Venezuela -- Desde el principio, el último juego de la fase regular de la Serie del Caribe el miércoles fue un dolor de cabeza para los Naranjeros de Hermosillo.

El abridor programado para la primera semifinal para el equipo mexicano, Alfredo Aceves, sintió dolores en la parte inferior de la espalda. Entonces, como precaución, el manager Matías Carrillo descartó a Salvador "Chava" Robles para el miércoles, en caso de necesitarlo en la semifinal si Aceves sigue con las molestias físicas.

Dicha estrategia resultó en la decisión de poner a abrir a Jesús Castillo -- un relevista. El derecho permitió seis hits y cuatro carreras limpias en 2.2 entradas, siendo el pitcher perdedor en la derrota por 7-6 de México ante los Tigres del Licey (República Dominicana).

"Cuando haces cambios así, vienen malas cosas", dijo Carrillo. "No es lo que desea uno, pero así es".

Del lado ofensivo de los dominicanos, Eugenio Vélez-quien entró al partido debido a una molestia que sufrió Héctor Gómez en el transcurso del encuentro-fue la estrella con dos jonrones, tres empujadas y dos anotadas en tres turnos al bate.

En el montículo se destacó por el Licey el veterano Claudio Vargas, quien mantuvo en cero a los mexicanos durante 6.0 innings en los que permitió dos hits, ponchó a seis bateadores y dio una sola base por bolas.

"Hay que darle crédito a Vargas, tiró seis entradas, nos frenó y ustedes lo vieron", comentó Carrillo. "Mis respetos cuando un pitcher frena a los buenos bateadores, como los que traemos".

El manager de los Tigres, José Offerman, sacó del partido a Vargas luego de esos 6.0 episodios y 87 pitcheos. De ahí hubo un susto para Dominicana, ya que México les anotó seis carreras entre el séptimo y octavo innings a los relevistas Pedro Figueroa y Warner Madrigal. Pero ahí se quedaron los Naranjeros, ya que fueron frenados en el noveno por Carlos Mármol, quien se adjudicó el juego salvado.

"Tenía una buena cantidad de pitcheos y no había por qué forzarlo más", dijo Offerman al explicar su decisión de sacar a Vargas. "Sé el bullpen que tengo y el motivo del por qué pasaron las cosas. Usamos a unos lanzadores que han tenido poca participación al final de los juegos. Con una ventaja de 6-0 no había que arriesgar los brazos que han estado día a día".

Tanto Dominicana como México llegaron al miércoles clasificados para la ronda semifinal. Ambos terminaron la fase regular con marca de 2-2.