Emilio Bonifacio.

SANTO DOMINGO, República Dominicana -- Los Tigres del Licey llegaron a la Serie del Caribe al vencer a los Leones del Escogido en el campeonato dominicano y al hacerlo asumieron el liderato histórico de la pelota quisqueyana, con 21 coronas.

Ahora, en la Serie del Caribe, los azules pretenden ampliar el liderato dominicano y el suyo particular en el torneo.

"Vamos por la corona", dijo el dirigente del Licey, José Offerman, al recibir la bandera dominicana de manos del presidente de su país, Danilo Medina, previo a la partida hacia Isla Margarita, Venezuela.

El Licey ha ganado 10 títulos de la Serie del Caribe como equipo, una cifra récord. A su vez, la República Dominicana lidera el certamen con 19 campeonatos en la segunda etapa de la Serie.

Pero para la edición número 56, que se jugará desde el sábado, aglutinar el equipo no fue nada simple para los dominicanos.

"Cuando la Serie del Caribe es fuera de tu país, conformar un roster no es nada fácil porque muchos de los estelares deciden no participar", dijo el gerente general del Licey, Manny Acta.

"Ya tengo experiencia en ese sentido porque fui dirigente en el 2004 cuando la serie fue en República Dominicana y es muy diferente", agregó.

El Licey tendrá ausencias notables del grupo de jugadores que le ayudó a conquistar la corona, destacándose las ausencias del toletero Juan Francisco y la del torpedero Erick Aybar, quienes recibieron prohibiciones de sus organizaciones para seguir en el torneo.

"El tiempo entre la Serie del Caribe y los entrenamientos de primavera es muy poco y muchos equipos (de Grandes Ligas) prefieren que sus jugadores descansen un poco antes de integrarse", comentó Acta.

Ante la ausencia de bates de poder, el Licey apuesta al juego atlético y rápido de hombres como Leury García, Emilio Bonifacio y Ricardo Nanita.

"El juego rápido va a ser fundamental para nosotros, un equipo que sea rápido y que trate de estar en base para poder anotar más carreras. El relevo también va a ser importante para el equipo dominicano", dijo Bonifacio.

Bonifacio entiende que la novedad de la presencia de Cuba le dará al torneo un ingrediente extra para llamar la atención.

"En béisbol siempre es atractivo hablar de Cuba y creo que será interesante ver cómo salen las cosas", dijo.