Dave Dombrowski.

Los Tigres estarían a otra impresionante transacción para que sean el mejor equipo de cara al 2014, y todos se preguntan a quién agregará el gerente general de los felinos, Dave Dombrowski. Muchos se atreverán a decir que el canje de Prince Fielder fue el primero de dos movimientos que el directivo de Detroit tiene en mente.

A continuación las posibilidades obvias:

Shin-Soo Choo encajaría perfectamente en la parte alta de la alineación para complementar todo el poder de los venezolanos Miguel Cabrera, Víctor Martínez, entre otros en el roster.

El puertorriqueño Carlos Beltrán llevaría a los Tigres de un equipo bueno a un conjunto élite. Imagínense al boricua de segundo en el lineup entre Torii Hunter o Ian Kinsler y después Cabrera. Sería increíble.

Curtis Granderson sería otra buena adición. Un bate zurdo que también mejoraría sus jardines.

Muchos especulan que Dombrowski ha expresado algo de interés en los tres guardabosques. Si llega a adquirir a alguno de ellos, Detroit iría a los Entrenamientos de Primavera con la etiqueta del "Mejor Equipo en las Grandes Ligas". Esto sería la manera perfecta para que Brad Ausmus comience su carrera como manager.

De hecho, como el antecesor de Ausmus, Jim Leyland, lo señaló varias veces en pretemporadas anteriores, no es malo llegar a una campaña con altas expectativas.

"No es nada malo porque eso significa que tienes un club bastante bueno", manifestó Leyland. "He visto ambas caras de la situación. Aceptaré las altas expectativas si tengo un buen equipo".

Como también indicó Leyland algunas veces, de febrero a octubre es un largo camino y cualquier cosa puede suceder durante el recorrido. Sin embargo, ningún equipo estaría en mejor posición que Detroit.

¿Será necesaria otra transacción de impacto? Tal vez no. Incluso si el único movimiento que Dombrowski haga por el resto de la temporada muerta es firmar un cerrador, los felinos se perfilarían como uno de los favoritos para ganar la Serie Mundial del 2014.

Si el venezolano Bruce Rondón se encarga de la séptima entrada y el dominicano Joaquín Benoit de la octava, la contratación de un taponero transformaría un área problemática a un punto fuerte del equipo.

Si Dombrowski no hace más adiciones, los Tigres de nuevo serían uno de los favoritos para ganar la División Central de la Liga Americana por cuarto año consecutivo. Pero Dombrowski piensa en grande. También ha lucido agresivo. Cabe la posibilidad de que le hagan una oferta a Choo, Beltrán o Granderson, pero Detroit desde hace tiempo ha demostrado que es capaz de invertir más si significa reforzar al club.

Los Tigres están armados para ganar ya. Y se nota por la manera en que han gastado. Así que pese a ganar tres títulos divisionales en fila, hasta que no ganen un Clásico de Otoño al menos una vez durante este período de oportunidad, lo único que ellos verán es que se han quedado cortos.

Con tal de que Detroit cuente con Justin Verlander y Max Scherzer en su rotación y con Cabrera en la parte gruesa de la alineación, este equipo puede llegar lejos. Pero Dombrowski no puede preservar este equipo para siempre.

A Scherzer le queda una temporada antes de que se convierta en agente libre, y Cabrera ha promediado 157 partidos en las últimas 10 campañas. Aunque solamente tiene 30 años de edad, la producción del cañonero comenzaría a decaer en un futuro no muy lejano.

Por eso es posible que tengan algo de urgencia en este invierno. Al cambiar a Fielder a los Rangers por Kinsler, Dombrowski parece haber enviado un mensaje de que no estaba dispuesto mantener su base de jugadores intacta.

Un canje le dio a los Tigres una nueva perspectiva en tres posiciones: Cabrera pasaría de la antesala a la inicial, Kinsler se encargaría de la intermedia y el principal prospecto Nick Castellanos sería el nuevo antesalista.

Ahora el jardín izquierdo sería el único vacío que los Tigres deberían llenar. Al haberse deshecho de algo del salario de Fielder, parece que Dombrowski ha contemplado agregar de nuevo una pieza de alto calibre.

Cada equipo que busca adquirir los servicios de tres de los principales jardineros disponibles en el mercado de agentes libres está consciente de que los Tigres son serios pretendientes y Dombrowski normalmente adquiere al jugador que tiene en la mira. Los aficionados de los Tigres saben que este es un buen momento para el equipo.

Tienen un dueño, Mike Ilitch, que está dispuesto a invertir y Dombrowski es un gerente general que tiene un largo historial de construir equipos exitosos. Es probable que los Tigres solamente necesiten una última pieza para alcanzar su meta. Si es así, cabe una gran posibilidad de que Dombrowski la consiga.