Ryan Howard. (AP)

FILADELFIA - Ryan Howard lucía esbelto y en forma esta semana a su regreso al Citizens Bank Park.

El primera base de los Filis celebró su cumpleaños 34 el 19 de noviembre y, en unos cuatro meses, será uno de cinco bateadores de Filadelfia con 34 años o más en el Día Inaugural del 2014. El quinteto de Marlon Byrd (36), Jimmy Rollins (35), Chase Utley (35), Carlos Ruiz (35) y Howard ha causado algo de preocupación entre la fanaticada del equipo, que ha pasado de ser una potencia de la Liga Nacional a ser un conjunto con el tercer peor récord del circuito en los últimos dos años.

Sin embargo, Howard no se preocupa.

"Sí, acabo de cumplir los 34, ¿pero me porto como alguien de esa edad?", expresó el toletero con una sonrisa.

Sólo siete equipos en la historia de Grandes Ligas han contado con por lo menos cuatro jugadores titulares con 34 años o más que hayan agotado turnos suficientes para calificar para un título de bateo. Sólo dos conjuntos han tenido cinco, lo cual demuestra lo difícil que es que los peloteros de tanta edad se mantengan en salud y que sean productivos.

"Será honesto", dijo Howard. "Me canso de escuchar todo eso sobre la edad. La edad es un número. Sí, he tenido lesiones los últimos dos años. Pero Bryce Harper tuvo lesiones el año pasado. Tiene 21 años. Las lesiones no discriminan. Las lesiones les pasan a todos. Eso es lo que ocurre en este juego. Si juegas de manera regular, estás poniendo tu cuerpo por todo eso. Todo tiene que ver con la forma en que cuidas tu cuerpo.

"Si aún tienes el nivel de talento para jugar y producir todos los días, la edad no es factor. Podría yo tener 38 años y si estoy dando 40, 50 jonrones por año, ¿estaríamos con esta conversación?"

El dominicano David Ortiz cumplió los 38 años este mes. Hace cuatro años, Ortiz bateó .238 con 28 cuadrangulares, 99 impulsadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .794. Mucha gente se preguntó si "Big Papi" había visto pasar sus mejores tiempos. Pero el quisqueyano ha disparado 114 vuelacercas con 361 empujadas y OPS de .952 en cuatro temporadas desde entonces. Sigue siendo un peligro en el lineup de los Medias Rojas y uno de los bateadores más temibles de Grandes Ligas.

Lesiones en la pierna izquierda (tendón de Aquiles en el 2012, menisco en el 2013) han limitado a Howard a 151 partidos las últimas dos campañas, en las que el veterano ha bateado .244 con 25 bambinazos, 99 remolcadas y OPS de .752 (En ese lapso tuvo promedio de apenas .173 con OPS de .575 ante los zurdos). En el 2011, la última vez que jugó una temporada entera, bateó .253 con 33 jonrones, 116 empujadas y OPS de .835.

Howard reta a los que dudan de él: ¿Por qué no un repunte como el de Ortiz?

"Todo el mundo en esta liga ha tenido éxito a cada nivel", dijo. "Tienes éxito y luego algo de adversidad. La clave es cómo volver a ese éxito, como Marlon Byrd y David Ortiz. La edad no es factor".

El gerente general de los Filis, Rubén Amaro Jr., debe de creer eso. El ejecutivo ha invertido US$67.5 millones para el 2014 y en sentido general US$227 millones en Howard, Utley, Rollins, Ruiz y Byrd. A Howard le quedan US$85 millones en su contrato, así que será crucial la presencia del toletero en la parte gruesa del lineup de los Filis la próxima temporada y más allá de eso.

Filadelfia tuvo 77-63 (.550) en las últimas dos campañas con Howard como titular. Sin él en la alineación, el equipo tuvo 77-107 (.418).

"No hay dolores en la pierna para nada-por fin", reveló Howard. "Desapareció toda esa hinchazón y inflamación. Por fin se está poniendo más fuerte".

El inicialista se ve rebajado de peso.

"La gente habla del peso", dijo Howard. "Entiendo eso. Pero no había podido hacer ejercicios cardiovasculares durante el invierno desde el 2010. Es difícil con una sola pierna, porque no puedes hacer todo el acondicionamiento físico que quieres.

"Sé lo que quiero lograr", continuó. "La meta es salir a jugar. Voy a hacer lo más posible por estar en la mejor forma posible y jugar en 200 y pico de partidos. No estoy tratando de jugar 162. Quiero jugar 162, más los juegos de los entrenamientos y cada juego de los playoffs. Ahí está mi mente: Jugar todos los días".

Una cosa es jugar. Jugar y poner los números propios de un cuarto bate es otra.

"¿Puedo ser alguien de 30-100?" manifestó. "Sí, definitivamente creo que sí. Creo en mis habilidades. Escucho lo que dice la gente. Está bien. Ustedes tienen derecho de opinar. Pero si vuelvo a hacer lo que hago, ¿entonces qué? Si vuelvo a poner números como en el 2007, 2008 y el 2009, ¿entonces qué? ¿Estaremos teniendo estas conversaciones?