Los Cardenales encabezan la L.N. en carreras anotadas. (Alex Brandon/AP)

Quien subestime a los Cardenales de San Luis en septiembre u octubre estaría cometiendo - o mejor dicho, repitiendo - un error.

En las proyecciones iniciales para la postemporada, los Dodgers son los favoritos en la Liga Nacional y es fácil ver por qué. Los azules tuvieron una segunda mitad tremenda. Cuentan con el talento dinámico y aún novedoso del cubano Yasiel Puig y en la parte alta de la rotación se destacan Clayton Kershaw y Zack Greinke. Sin duda, se trata de un club que rebosa de talento.

Por otro lado, los Cardenales, aunque han llamado menos la atención, tienen más experiencia en estas aguas. Encabezan la L.N. en carreras anotadas, aunque están en el último lugar en bases robadas y en el 13er lugar en jonrones. San Luis no ha dado tregua y están produciendo con corredores en posición de anotar a un paso histórico.

Los Cardenales están a punto de coronarse como campeones de la División Central de la Nacional y tienen el mejor récord de la liga. Están construyendo su propio éxito y son el único club del Viejo Circuito que ha terminado con una marca ganadora en cada una de las últimas seis campañas.

"Se habla mucho de sostener el éxito", dijo el gerente general de los Cardenales, John Mozeliak. "El modelo ideal produce un éxito perpetuo. Por lo tanto, buscas la manera de hacerlo todos los años y siempre es un reto. Obviamente, todos los años hay nuevos desafíos y diferentes adversidades. Pero ganar te da mucho orgullo.

"Desde el punto de vista de Grandes Ligas, se requiere de un núcleo de jugadores muy buenos. Eso lo hemos podido establecer. Nuestra finca ha podido producir dichos jugadores, mientras que el balance lo proveen los complementos".

Los Cardenales gozan de lo que del punto de vista de sus oponentes luce como un suministro sin fin de lanzadores jóvenes con rectas de 90 millas por hora y con el aplomo de veteranos. El martes por la noche, Michael Wacha, de 22 años de edad, no permitió hit alguno durante 8.2 entradas de labor contra los Nacionales. El miércoles, Shelby Miller, también de 22 años, consiguió su 15ta victoria de la temporada.

"Obviamente, hay que darle crédito a los escuchas por encontrar el talento", dijo Mozeliak. "Pero también considero que Gary La Rocque (asesor de desarrollo de jugadores) y Brent Strom (coordinador de pitcheo de liga menor) han hecho muy buen trabajo a la hora de preparar a los jugadores para dar el siguiente paso.

"Saben, la velocidad es buena, pero creo que aun más importante es que cuando estos pitchers suben (al equipo grande) están preparados y no tienen miedo".

En el 2011, San Luis parecía estar fuera de la pelea a finales de agosto y al final ganó la Serie Mundial. En el 2012, muchas personas descartaron a los Cardenales como candidatos al comodín, especialmente después del mega-canje que hicieron los Dodgers con los Medias Rojas. Pero fue San Luis y no Los Ángeles que clasificó para los playoffs por medio del segundo comodín y que quedó a un triunfo de avanzar al Clásico de Otoño por segunda temporada consecutiva.

Este año, apoyándose del talento joven, San Luis una vez más está dando la pelea en la recta final. Los Cardenales tienen marca de 16-8 en septiembre y 14-5 en sus últimos 19 compromisos.

El manager de San Luis, Mike Matheny, considera que lo bonito del béisbol en esta época del año es la manera en que un grupo de jugadores se une por una sola causa. Eso es algo que los Cardenales saben hacer muy bien.

"Es muy divertido verlo", dijo el capataz. "Los veteranos son los líderes, pero los muchachos se están beneficiando mucho y quizás hasta ni saben lo mucho que están aprendiendo y creciendo con el simple hecho de ser parte de lo que está pasando aquí. Los muchachos que han pasado por esto saben que así es como hacen las cosas. Pero todo el mundo es partícipe".

No habrá escasez de talento en la postemporada de la Liga Nacional. Cada uno de los cinco clubes ha demostrado tener un equipo de calidad. De lo contrario, no hubiesen llegado tan lejos. Pero cualquier proyección que descarte a los Cardenales se queda corta.