Carlos Gómez. (Jamie Sabau/Getty Images)

ATLANTA - Un lanzamiento adentro en junio llevó a los Cerveceros y Bravos a armar una trifulca en septiembre, y un conciliatorio Carlos Gómez admitió el miércoles que debió haber manejado su revancha de una manera más sutil.

"Hice un poco más [de lo que debí haber hecho], y pido disculpas por esto", expresó Gómez. "Pero si observan la repetición [de lo sucedido en junio], me golpearon sin razón, y hoy traté de devolverles eso. Es la única oportunidad que tengo, y eso es lo que hice.

"No tengo nada en contra de la organización de los Bravos. Respeto a todos sus jugadores. Me siento mal por lo que sucedió hoy (miércoles), porque ellos están en una situación, van a disputar los playoffs, y no quiero que nadie resulte lesionado, ni de mi equipo ni de el de ellos".

El toletero dominicano disparó su 23er jonrón de la campaña ante Paul Maholm. Apenas hizo contacto a la bola, Gómez se quedó admirando la trayectoria desde el plato y soltó el bate.

Cuando Gómez empezó a caminar por la raya de primera base, el dominicano le gritó a Maholm y éste hizo otro tanto.

La discusión prosiguió mientras Gómez pasó por la base y luego empezó a intercambiar palabras con Freeman.

Cuando Gómez se acercaba al plato, el receptor de los Bravos Brian McCann se adelantó y le bloqueó el paso. Ambos empezaron a gritarse, con el umpire principal Paul Nauert tratando de separarles.

Las bancas se vaciaron y Gómez tuvo que ser contenido por sus compañeros y retirado de la melé.