César Hernández

ALLENTOWN, Pensilvania -- El venezolano César Hernández ascendió rápidamente por el sistema de Ligas Menores de los Filis como intermedista. El valenciano se sentía cómodo en el lado derecho del cuadro.

Sin embargo, últimamente Hernández ha estado en terreno nuevo. Ha patrullado la extensa pradera del jardín central luego de que los Filis le pidieran que cambiara de posición, con el fin de darle más alternativas en la Gran Carpa al prospecto de 23 años de edad.

Hernández -- quien tuvo una breve parada en Filadelfia en junio cuando el equipo necesitaba un infielder --aceptó el reto, y el joven pelotero ha enfrentado ciertos obstáculos en el camino. En sus primeros 11 encuentros en el bosque central (tres con Doble-A Reading y ocho con Triple-A Lehigh Valley), Hernández cometió tres errores y midió mal otras jugadas.

"Tiene mucho por aprender", señaló el manager de Lehigh Valley, Dave Brundage. "Creo que le estamos pidiendo mucho a un joven que solamente ha jugado como intermedista. Ha tenido sus fallas. Creo que cuanto antes se sienta cómodo en los jardines, más rápido comenzará a brillar".

El gerente general de Filadelfia, Rubén Amaro Jr. inicialmente expresó que el equipo observaría cómo Hernández se aclimataría a las praderas para ver posiblemente cómo sería empleado a nivel de Grandes Ligas esta temporada, aunque ahora eso es poco probable. Pero con las esperanzas del equipo de retener al intermedista Chase Utley -- quien se encuentra en el último año de su contrato -- el nuevo papel de Hernández podría darle a los Filis la oportunidad de emplear al venezolano de otra manera en un futuro.

Antes de este mes, Hernández había jugado solamente una vez como guardabosque en su carrera profesional, en el 2007 cuando participaba en la Liga de Verano en Venezuela. Hernández indicó que tuvo otra experiencia en las praderas, pero no fue el mismo reto que ahora enfrenta.

"En Venezuela, en ocasiones jugábamos softbol por diversión, y yo jugaba como jardinero", dijo Hernández, quien explicó que estos juegos eran cuando tenía 11 o 12 años.

Hernández es calificado por MLB.com como el prospecto número 18 de los Filis. Bateó .250 (de 28-7) en su estadía de nueve partidos en las Grandes Ligas. El bateador ambidextro tenía un promedio de .306 y porcentaje de embasarse de .372 en sus primeros 84 compromisos con Lehigh Valley, además de 28 estafadas. No tiene mucho poder, algo demostrado por sus dos cuadrangulares y 29 impulsadas.

Su velocidad y su habilidad atlética son los motivos por los que los Filis están probando a Hernández en el bosque central, y por ahora, el enfoque es su defensa. Hernández dijo que un aspecto que le ha dado problemas es son los elevados que le llegan por encima de la cabeza, y Brundage estuvo de acuerdo.

"Como intermedista, te mueves de derecha a izquierda con frecuencia", manifestó Brundage. "Pero ha tenido problemas con los batazos profundos y no ha podido alcanzarlos o comenzar su trayectoria hacia ellos".

Sea atrapando elevados adicionales durante las prácticas de bateo o recibiendo consejos de sus compañeros en las praderas durante los partidos, Hernández trata de hacer la transición. Brundage reconoció que el proceso podría tomar un buen tiempo, pero piensa que Hernández tiene las capacidades para que el cambio suceda -- incluso si Hernández no se siente muy cómodo.

"Tiene las herramientas para hacerlo", expresó Brundage. "Solamente es cuestión de cómo aprenda todo".