NUEVA YORK -- En un momento en que su personal da seguimiento a otra investigación sobre el consumo de drogas para mejorar el desempeño en el béisbol, el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, defendió el programa antidopaje de esa organización en la víspera del Juego de Estrellas e insistió en que "este deporte está más limpio que nunca".

Selig se negó a revelar un cronograma de la investigación sobre la clínica de tratamientos contra el envejecimiento Biogenesis, ahora cerrada y acusada de distribuir drogas para mejorar el desempeño de los peloteros.

Las Grandes Ligas podrían imponer medidas disciplinarias a algunos peloteros, incluidos Alex Rodríguez y Ryan Braun, a raíz de este caso.

Los análisis antidopaje en las mayores comenzaron para la temporada de 2003. Las mayores añadieron sanciones al año siguiente, prohibieron las anfetaminas en 2006 y empezaron a realizar pruebas de sangre para detectar la hormona del crecimiento humano el año pasado.

Los críticos señalan que el béisbol no ha actuado con suficiente rapidez.

"La gente dice, `ustedes reaccionaron muy lentamente', pero no fue así", señaló Selig el lunes. "De hecho, escuché eso esta mañana y me volvió a disgustar".

Hubo ocho infracciones al programa antidopaje de las mayores el año pasado, y el dominicano Melky Cabrera, Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas, figuró ente los peloteros suspendidos por 50 juegos luego de dar positivo. No ha habido suspensiones en las mayores este año.

Durante una sesión organizada por la publicación Politico con Selig, llegó una pregunta en nombre de Willi, identificado como un niño de 8 años, residente en Los Ángeles.

"¿Cuántos años tendré cuando... ustedes puedan decir que no hay más tramposos en el béisbol, ni uno solo?", decía la pregunta.

"Will, te diré esto", respondió Selig. "Yo solía objetar cuando la gente hablaba de los esteroides. No son un problema del béisbol, del fútbol (americano) o del basquetbol. Son un problema social".

Selig, quien cumplirá 79 años el 30 de junio, negó que su determinación en el combate a los esteroides sea ahora mayor que en otro momento de su gestión, la cual inició en 1992.

"Algunas personas dicen ahora que vigilo en exceso, porque me preocupa mi legado", señaló. "Eso no tiene sentido. Es lo más tonto que he escuchado. Esto es lo mejor para el béisbol. Me trajeron aquí entendiendo que debo hacer lo mejor para este deporte, sin importar lo que ocurra o si es doloroso. Y vamos a hacerlo".

Sostuvo que la mayoría de los peloteros lamenta que se les considere manchados por jugar en la llamada Era de los Esteroides.

"La mayoría de los jugadores en su equipo no hizo nada malo. Ellos fueron limpios", dijo. "Así que la Era de los Esteroides sugiere para algunas personas que todos hicieron algo malo. Esto es un error y una injusticia".

De acuerdo con Selig, la decisión de las Grandes Ligas, que contrataron al ex director del Servicio Secreto Mark Sullivan para ayudar en su investigación sobre Biogenesis, constituye una evidencia de los esfuerzos para llegar hasta el fondo.

"Hay muchos grupos y consultores que trabajan en toda esta investigación", dijo.

Selig ha dicho en varias ocasiones que piensa retirarse, pero nunca ha anunciado esa decisión. Su gestión actual termina en diciembre de 2014, y el dirigente no ha empezado a planificar quién podría relevarlo.

"Ése es un tema que dejaré en suspenso por un tiempo. Por ahora no hemos entrado en los detalles", dijo.