El Equipo de Estados Unidos celebra su victoria en el Citi Field.

NUEVA YORK -- Matt Davidson de los Diamondbacks de Arizona disparó un jonrón de dos carreras para que Estados Unidos derrotase el domingo 4-2 al combinado mundial en el juego de promesas, el duelo que anualmente reúne a los mejores prospectos en las ligas menores.

El evento, que dio comienzo a los tres días de actividades por el Juego de Estrellas en el Citi Field, tuvo un claro acento de los Mets de Nueva York, el equipo anfitrión. Dos de los cotizados lanzadores prospectos del club, el dominicano Rafael Montero y Noah Syndergaard, fueron los abridores y cada uno colgó un cero.

Además, los managers de ambos equipos jugaron con los Mets, el venezolano Edgardo Alfonzo con el mundial y Mookie Wilson por el estadounidense.

"Creo que fue una buena experiencia para ambos", dijo Alfonzo sobre Montero y Syndergaard. "Un pequeño sorbo de lo que es estar en un estadio de Grandes Ligas, los fanáticos, todo".

Alfonzo bromeó que le dieron ganas de jugar: "Quería tomar un bate para ir al plato. Pero cuando vi que estos muchachos estaban lanzando con 95 y 96 millas por hora, ahí me dije que ya no estoy para eso".

Christian Yelich (Miami) y Garin Cecchini (Boston) remolcaron sendas carreras con dobles.

El zurdo Jesse Biddle (Filadelfia) se anotó la victoria y el derecho A.J. Cole (Washington) se anotó el salvado.

Davidson, consagrado como el más valioso del juego, la desapareció ante el dominicano Michael Ynoa (Oakland), el pitcher que cargó con la derrota.

El segunda base dominicano Arismendy Alcántara (Cachorros) disparó un jonrón por el bosque derecho para el equipo del mundo ante el derecho Anthony Ranaudo (Boston).

"Supe que era jonrón apenas le hice contacto, sólo tenía miedo que saldría de foul", dijo Alcántara.

Fue la cuarta victoria consecutiva del equipo de Estados Unidos, incluyendo la paliza 17-5 en Kansas City con un plantel en el que figuraban Manny Machado, Gerrit Cole y Wil Myers.

Un año después, Machado acaba de ser seleccionado para su primer Juego de Estrellas. Cole y Myers, por su parte, han tenido auspiciosos arranques en las mayores.