Yasiel Puig

LOS ANGELES -- El cubano Yasiel Puig, la sensación de los Dodgers durante la primavera, recibió la bienvenida para su debut de Grandes Ligas con su nombre en la alineación titular como primer bate y jardinero derecho en el primer compromiso de Los Angeles ante San Diego.

Puig respondió con un sencillo en su primer turno, además de un increíble disparo casi desde el muro del bosque derecho para completar una doble matanza en la inicial que le puso punto final a la victoria de los Dodgers.

"Estoy bastante contento", expresó Puig, quien bateó de 4-2 para convertirse en el primer integrante de los Dodgers en conectar dos imparables en su primer partido en la Gran Carpa desde que lo hizo Russell Martin en el 2006. "Di dos hits. Ganamos el partido. Hice el último out del juego. Gracias a Dios".

Puig atrapó un elevado a unos pasos de la cerca y tiró a la primera base para retirar a tiempo a Chris Denorfia. El corredor se había deslizado en la intermedia, ya que los infielders Luis "Cochito" Cruz y Nick Punto se hicieron como si estuviesen fildeando una rodada.

"Tiene un gran brazo", señaló el inicialista mexicano de los Dodgers, Adrián González. "Fue una jugada fantástica. Comenzó con Nick y Cruz engañando a Denorfia para darle la oportunidad a Puig. Pero el tiro fue increíble".

Puig, quien el año pasado firmó un contrato de siete años y US$42 millones, bateaba .313 con ocho cuadrangulares y 37 impulsadas en 40 partidos con Doble-A Chattanooga. Su porcentaje slugging de .500 junto a su promedio encabezaban la Liga del Sur. También tenía 13 estafadas.

"Estoy muy entusiasmado", dijo Puig, "y quiero ayudar a los Dodgers a seguir luchando. Estoy consciente de que puedo ayudar al equipo. Haré todo lo posible para contribuir".

El dirigente de Los Angeles, Don Mattingly, manifestó que quería dejar a Puig en la pradera derecha, su principal posición en Chattanooga, con Andre Ethier pasando al jardín central. Matt Kemp y Carl Crawford, dos de los guardabosques titulares, ahora se encuentran en la lista de incapacitados. El joven cubano reemplazó en el roster al pitcher Matt Magill, quien subió para hacer una presentación el fin de semana pasado.

Al hablarse de darle al novato el papel de primer bate que ocupaba Crawford, Mattingly dijo lo siguiente: "Nos brinda energía en la parte alta de la alineación. Puede robarse una base o pegar un jonrón. Simplemente quiero que juegue. Este fue solamente su primer partido. Estoy seguro de que estaba un poco nervioso".

Puig causó una gran impresión a los que lo vieron jugar en la pretemporada, bateando .517 con cinco dobles, dos triples, tres vuelacercas y 11 remolcadas en 27 encuentros antes de ser enviado a los entrenamientos de liga menor el 26 de marzo.

El manager de los Padres, Bud Black, tuvo problemas para decir su apellido, pero no dudó en dar su evaluación de Puig.

"Tiene mucho talento", dijo Black. "Tiene varias herramientas. Tiene algo de poder, algo de velocidad y un buen brazo. Parece que sabe batear".

El controlar su agresividad en el plato parece ser el mayor reto para Puig en las Grandes Ligas, donde podría ver una buena cantidad de lanzamientos rompientes.

"Yasiel es un muchacho con bastante confianza", dijo Mattingly. "Juega fuerte. Es divertido verlo jugar. Lo vimos en la primavera pegar líneas directo al jardín central, conectar un elevado y terminó en la tercera base. Es esa energía que trae…son muchas las cosas positivas con él".