Elvis Andrus

NUEVA YORK - Con 120 millones de dólares garantizados durante una década, Elvis Andrus definitivamente está en condiciones de decir que podrá jugar "más relajado que nunca".

¿Hizo bien el torpedero venezolano en comprometerse con apenas 24 años? Pues sí. ¿Hicieron bien los Rangers? Absolutamente que sí.

La primera reacción, casi como un reflejo a la noticia del pacto, apuntó a una crítica de que fue algo prematuro, que Andrus debió haber esperado para luego pasar por caja con un contrato mucho más jugoso.

Pero Andrus quería renovar con Texas ahora. Esa es la potestad del pelotero, y se respeta. No existe nada escrita en piedra que establezca como obligación probar la agencia libre.

Además, después de todo, este contrato supera el contrato de 106 millones por seis que el también campocorto José Reyes firmó con los Marlins previo a 2012.

Tampoco es que Andrus tiene cerradas las puertas para ser agente libre. Su representante Scott Boras negoció una cláusula que le permite al venezolano salirse del contrato tras 2018, cuando tendrá 30 años. Si le apetece, puede hacer lo mismo en 2019.

"Lo que buscaba Elvis era algo justo y permanecer aquí", dijo Boras, dueño de una reputación de explotar al máximo la agencia libre, y que esta semana perdió como cliente a Robinson Canó de los Yanquis. "Él quería llegar a un acuerdo y su objetivo es salir campeón con este equipo y ganar como parte de esta comunidad. Aquí está a gusto y realmente es magnífico negociar un contrato en el que uno puede mantener al jugador donde quiere estar, ya que las cosas no suelen funcionar de esa manera".

Andrus viene de una temporada en la que bateó para .286 (su máximo promedio desde su debut en 2009) y fue seleccionado para su segundo Juego de Estrellas. Luego de cometer 25 errores en 2011 (el segundo mayor total de un torpedero esa campaña), el venezolano acumuló 16 la pasada campaña con 10 juegos adicionales en el terreno.

"Lo que quiero es un anillo de Serie Mundial. No voy a dormir hasta conseguir ese anillo para esta ciudad", dijo Andrus, cuyos Rangers perdieron en Series Mundiales en 2010 y 2011. "Me gusta Texas, me gusta todo".

En cuanto a los Rangers, el pacto les permite tener atados a sus dos infielders del medio al menos hasta 2017. El intermedista Ian Kinsler tienen un acuerdo que expira tras 2017, con una opción del club para 2018.

Para el club, el gran dilema es buscarle un puesto a su cotizado prospecto Jurickson Profar, un torpedero. La tentación es traspasar al curazoleño de 20 años, pero todo indica que los Rangers no quieren irse por esa vía. Lo más probable es que Kinsler pase a la primera base el jardín izquierdo para el año que viene.

Sea lo que sea, el equipo dispondrá de varias alternativas tras la renovación a Andrus: "Es un acuerdo inusual, pero es uno en el que ambas partes quedan con opciones para más adelante", dijo el gerente general Jon Daniels.

------

JOSÉ BAUTISTA Y SU ZONA DE STRIKE:

Quejarse de la zona de strike de los umpires es un constante ritual. Tensar la cuerda con respecto al criterio de cantar bolas y strikes siempre es contraproducente. El bateador, pitcher, receptor, mánager, quien sea que lo intenta, lleva las de perder con los señores umpires.

José Bautista, quien ya lleva dos jonrones para los Azulejos este año, pudo haber traspasado un límite que podría pasarle factura.

"A veces, es más problemático para mí que otros jugadores cuando mi producción se ve afectada por la mediocridad de otro individuo. Así soy yo como persona. Es algo difícil de asimilar en ocasiones", dijo el jardinero dominicano a medios canadienses.

Es mejor dar por descontado que esa frase sobre "mediocridad" se va a propalar entre los umpires, así que Bautista deberá atenerse a las consecuencias cuando le canten en contra cualquier lanzamiento que merodea la zona de strike.

Bautista no es de morderse la lengua sobre el asunto, y es habitual verle expresar su enojo cuando está convencido que fue víctima de una mala decisión. Pero tal vez ha llegado la hora de prestar atención al consejo de su mánager John Gibbons para contenerse y así no pasarla peor. Esos umpires lo van a tener en la mira más que nunca de ahora en adelante.

------

PETTITTE Y RIVERA: LA COMBINACIÓN ETERNA:

No ha existido una conexión abridor-relevista tan exitosa como la de Andy Pettitte y Mariano Rivera con los Yanquis. Al conseguir su primer salvamento de la temporada esta semana, Rivera pudo conseguir el rescate número 68 para una victoria de temporada regular de Pettitte.

Se trata de un récord de Grandes Ligas, el cual supera por mucho la vieja marca de 57 entre Bob Welch y Dennis Eckersley. Pettitte y Rivera tienen esta campaña para incrementar la cifra, con el relevista panameño preparando su retiro al final del año.

"En lo que me concierne, siempre me he sentido muy seguro de que todo saldrá bien cuando lo ves que sale corriendo del bullpen en el noveno inning", dijo Pettite, quien no se había combinado con Rivera desde la postemporada de 2010 contra Minnesota. "Será especial verlo este año y saber que este es el fin. Ya no podrá cerrar más juegos para nosotros, así que trataré de disfrutar lo más que se pueda".