Arlington, Texas - El segundo juego de exhibición celebrado en Arlington entre Diablos Rojos y Rangers se quedó por segundo año consecutivo del lado de los texanos, por pizarra 12-1. El encuentro entre las novenas provocó una buena entrada en el Rangers Ballpark que registró asistencia de 29,972 espectadores.

La poderosa ofensiva texana hizo pasar apuros a David Reyes, abridor escarlata, quien permitió la carrera de la quiniela en la primera entrada; un fly de sacrificio del tercera base Adrián Beltré impulsó al shortstop Elvis Andrus. En las siguientes entradas, el sinaloense dejó arriba los pitcheos y los rivales aprovecharon la oportunidad; Ian Kinsler conectó un jonrón de dos carreras en el segundo rollo y, en el tercero, el jardinero izquierdo David Murphy se voló la barda del jardín derecho, las dos anotaciones que produjo pusieron la pizarra 5-0 a favor de los locales. Reyes colgó una argolla en el cuarto inning y terminó así su trabajo en el Rangers Ballpark.

No fue menos complicada la labor para el bullpen escarlata; Yahir Lozoya se descontroló en dos tercios de entrada y cargó con las seis carreras que los Rangers anotaron en el quinto episodio, pues le dejó corredores de herencia a Carlos Hernández, segundo relevo de la noche, quien -en la sexta- toleró un imparable productor del designado Lance Berkman con el que los texanos completaron la docena de carreras en contra de los mexicanos.

La experiencia ligamayorista de Arturo López y Esteban Loaiza evitó mayores daños hacia el final del juego. Curiosamente, la única carrera a la cuenta de Diablos Rojos fue cortesía del texano Ben Broussard, bateador designado de los pingos.

El japonés Yu Darvish, as de la rotación abridora texana, fue el ganador del juego. Firmó una salida impecable. Colgó ceros en cuatro innings de labor, sólo el shortstop escarlata, Jesús López, logró conectarle un hit y, a cambio, el nipón ponchó a siete hombres. David Reyes cargó con la derrota.