Gerónimo Gil. (Diablos Rojos del México)

México, D.F. - Para el arranque de la temporada 2013 de la Liga Mexicana de Beisbol, la receptoría de Diablos Rojos del México estará cubierta por un hombre con inmejorables cartas credenciales para dirigir la serpentina escarlata, el oaxaqueño Gerónimo Gil, quien está listo para arrancar el calendario de verano con los pingos por novena ocasión en su carrera.

"Estoy contento por regresar al equipo donde empecé, donde me hicieron, siento orgullo y deseos de hacer un buen papel para estar en buen nivel en el béisbol", comenta el catcher, quien llega a El México en préstamo, de Guerreros de Oaxaca, para cubrir el lugar de Gabriel Gutiérrez, quien se perderá los primeros 50 juegos del rol.

"Es una institución en la que pesa ponerse la camiseta, lo importante es tener un conjunto como el que tenemos nosotros, con la llegada de Ojeda, los coaches, se está formando un buen conjunto para demostrar de qué estamos hechos, hay que trabajar mucho para merecer, ésa es la meta, trabajar para empezar una temporada muy buena", agrega.

El de Barrio de la Soledad, Oaxaca, debutó en la LMB, con Diablos, en 1993. Ha jugado ocho años con los pingos, a los que dejó en 2011 para vestir la camisola de Guerreros, conoce bien el Foro Sol y tiene clara la fórmula para guiar los lanzamientos de sus compañeros.

"Más que nada, se trata de que ellos tengan la confianza de tirar sus lanzamientos. Los pitchers siempre dicen que en el Foro Sol vuela mucho la bola, pero también se sacan outs, la confianza les va a dar motivación a mis compañeros para tener una buena temporada, que todos estemos sanos para defender la franela en conjunto y vamos a hacer un buen papel, vamos a mejorar lo del año pasado", comenta el ex ligamayorista.

Gil encuentra a un staff de bateadores con óptimo balance entre experiencia y juventud, lo suficientemente asentado para firmar triunfos desde el inicio del rol. "Está muy bien, está balanceado entre veteranos y jóvenes. Jóvenes que tienen las ganas de estar en el equipo y demostrar que están hechos, porque hay mucha competencia, pero eso es bueno, en un equipo tan talentoso como es Diablos Rojos del México, todo el mundo viene a competir, nadie tiene el puesto seguro", asegura el receptor, quien confía en que el equipo se conserve fuera de lesiones.

"Eso es muy importante, la temporada es larga, pero si nos mantenemos fuertes y sanos, será buena, teniendo al conjunto unido, vamos a hacer muchas cosas buenas", comenta Gil, quien cerró el calendario 2012, con Guerreros, bateando para .277, con 64 carreras impulsadas, 101 imparables -incluidos 15 jonrones- y 17 pasaportes recibidos.