HOUSTON - Jeff Bagwell quisiera estar presente para cuando Craig Biggio dé su hit 3,000, y hará todo lo posible por estar cuando su ex compañero de tantos años y amigo alcance la marca dorada.

Bagwell hasta piensa ponerse un uniforme para presenciar el hit desde el dogout de los Astros, si puede convencer a la Oficina del Comisionado a dejar que lo haga.

"Lo pensé, si querría o no estar en uniforme y estar ahí en el dogout", dijo. "Pase lo que pase, al menos estaré en el clubhouse antes de que lo logre y luego aparecerme un segundo en el dogout cuando vuelva de conectarlo.

"Aún no sé si quiero estar en uniforme. A lo mejor tendría que tener un permiso especial. No sé si quiero hacer eso, pero sería algo para pensar. Lo consideraría."

Bagwell, disfrutando su primera temporada oficial en el retiro luego de 15 años como el bateador más grande de la franquicia, ha visto muchos partidos desde el palco del gerente general como asistente especial de Tim Purpura. En muchas ocasiones, Bagwell pasa por el clubhouse después de los juegos, se sienta en su viejo casillero y se ríe un poco con los viejos amigos, incluyendo a Biggio, Brad Ausmus, Mark Loretta y Rick White, entre otros.

En otras palabras, aún tiene una presencia en la edición del 2007 de los Astros. Habiendo estado presente para la mayoría de los hits de Biggio, Bagwell no quisiera perderse el más grande. Entonces hará lo que pueda para estar presente para cuando llegue el 3,000, aún si eso significa tomar un vuelo de último momento para llegar a un juego en la ruta.

"Voy a ver dónde es el juego, y qué estoy haciendo", dijo Bagwell. "Si es factible y puedo hacerlo, voy a ir. Y si no, lo veré cuando vuelvan a casa."

El Día de la Independencia, que será un juego en casa vs. los Filis, no es una posibilidad. Bagwell tiene planes de vacaciones.

"Si intenta hacerlo el 4 de julio, no voy a estar", dijo. "Pero me gustaría. Voy a hacer todo lo posible por estar presente."

Bagwell cree que cinco es el número mágico. Una vez Biggio llegue a 2,995, podría tener que hacer unos planes espontáneos para viajar.

"Cuando has sido parte de la carrera de alguien durante 15 años, y hemos estado ligados en este equipo, pues siento que he visto un montón de esos hits", dijo Bagwell. "Sería bueno estar presente. Estoy orgulloso de él. Me gustaría estar presente para un momento especial como ése."

Bagwell y Biggio-dos de las originales "B asesinas", han sido sinónimos del béisbol en Houston desde que alcanzaron el estrellato al principio de los años 90. Manejaron el lado derecho del infield de los Astros durante la mayor parte de esos 15 años, con la excepción de un par de temporadas en que Biggio se fue a los jardines.

Juntos, llevaron a los Astros a seis postemporadas en nueve años y jugaron en la primera y hasta ahora la última Serie Mundial de la franquicia en el 2005. Entre los dos, tienen casa todos los récords ofensivos en la historia del equipo. Fueron exaltados a dos Salones de la Fama, juntos-el Salón de la Fama del béisbol de Texas en el 2004, y el Salón de la Fama del Deporte de Texas en el 2005.

Hacia el final de su carrera, Bagwell tenía la idea de que Biggio sería candidato para los 3,000 hits, entonces no lo sorprende que su amigo esté en la cúspide de un logro tan impresionante. También admira la longevidad de Biggio.

"Tomando como ejemplo mi carrera, no se puede presumir nada", dijo Bagwell. "Nunca sabes cómo van a terminar las cosas. No es fácil, sobre todo cuando tienes más edad. Nunca sabes qué le va a pasar tu cuerpo. La mejor forma es tomarlo año por año. Y ahora, hit por hit."