Below is an advertisement.
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...
Loading...

D. Baxter the Bobcat

UN FELINO MUY COOL

D. BAXTER SIEMPRE HA SIDO EL MÁXIMO AFICIONADO D-BACKS

Por Greg Salvatore

Nos acercamos a la guarida de Baxter sin saber qué esperar. A pesar que habíamos preparado una entrevista exclusiva con la mascota de los D-backs, había un problema, Baxter no habla.

Baxter
A pesar de que no se les permite a los felinos jugar en las Grandes Ligas, Baxter sigue jugando béisbol en el arenero del hospital St. Joe's en la explanada superior del Chase Field.

Así que hemos traído una pizarra y marcadores, para asegurarnos que Baxter pueda comunicarse.

Fue a primera hora de la mañana, por lo que todo el mundo estaba un poco sorprendido de ver a Baxter despierto y corriendo a esas horas. Dado que la mayoría de los juegos de los D-backs son durante la noche, todos asumieron que sería un ave nocturna, o felino nocturno, en su caso.

"Ah, estoy todo el tiempo aquí", Baxter garabateó en la pizarra. "En las mañanas, voy a las escuelas y eventos comunitarios. Luego vuelvo al estadio para entretener a los aficionados durante el juego".

Baxter actúa con Bobby Freeman, organista de los D-Backs en tales eventos, y este felino calcula que entre los juegos de los D-backs y otras funciones, participa en más de 300 eventos por año.

Después de unos minutos, Baxter dejó caer la bola de estambre con la que había empezado a jugar, y tomó unos sorbos de agua de un tazón puesto en la mesa al lado de su silla. Luego volvió a garabatear de nuevo.

"Toda mi vida he sido el aficionado más grande de los D-backs de todo el mundo", escribió.

Los miembros de su familia han sido famosos linces en Arizona durante varias generaciones, nos dijo Baxter. Su mamá y su papá solían ir a los juegos de Entrenamiento Primaveral antes que los D-backs existieran. Él todavía tiene tías y tíos rondando alrededor de la montaña Four Peaks en el bosque Tonto National Forest, y tiene una tía que vive en el Zoológico de Phoenix.

Baxter nació en junio de 2000, durante la tercera temporada de béisbol de los D-backs. Sus padres estaban en el estadio ese día, y fue literalmente en sí, un juego de los D-backs lo primero que vio.

De inmediato, Baxter comenzó a tratar de conseguir un trabajo con los D-backs. Después de convencer al equipo que no había un aficionado más feroz alrededor, le construyeron la Guarida a Baxter en el jardín central para que pudiera vivir en el parque, y se le ofreció un trabajo como mascota del equipo. Cuando no está corriendo por las gradas en el Chase Field, pasa su tiempo en la guarida durante el juego para tomarse fotos y firmar autógrafos para los aficionados más jóvenes de los D-backs.


"Toda mi vida he sido el aficionado más grande de los D-backs de todo el mundo."

Sin embargo, agrega que ese no siempre fue el trabajo que quiso.

"Siempre quise jugar en las Grandes Ligas", escribió. "Yo quería ser un jugador de los D-backs. Soy un lanzador bastante impresionante, si se me permite decirlo".

"Pensé que iba a llegar a las Grandes Ligas, también, pero resulta que las Ligas Mayores de Béisbol tiene esta regla tonta acerca que todos los jugadores deben ser seres humanos. No permiten felinos. Qué lástima".

Y es así como Baxter colgó sus zapatos de béisbol y guardó el guante. Y en vez de jugador, dedicó su vida a hacer reír a la gente y hacer con sus mañas que un partido de béisbol sea más divertido.

En estos días, hace su lanzamiento en el arenero St. Joe's, en la explanada superior.

"Es un trabajo bastante bueno", escribió Baxter. "Tengo que venir a trabajar todos los días y sólo ser un fan del equipo al que apoyo siempre. ¿Qué podría ser mejor que eso?"